Jason Deign, Solarplaza

Los promotores solares están estudiando un nuevo modelo de gestión de activos para liberar el potencial de las plantas más pequeñas en el principal mercado latinoamericano.


Soventix lanzó un fondo para las plantas chilenas sub-9 MW en medio de un creciente interés en proyectos que abarcan los escasos recursos del esquema de generación distribuida del país. El propietario alemán de los activos espera que el fondo ayude a financiar hasta 100 MW de los proyectos dentro del esquema, conocidos localmente como Pequeños Medios de Generación Distribuidos o programa PMGD.

Soventix ya ha firmado cartas de intención con otros promotores para instalar, con la financiación del fondo, 54 MW de producción. “La capacidad restante se construirá durante los próximos tres años”, dijo Thomas Stetter, director ejecutivo de Soventix Chile. El esquema PMGD ha estado en funcionamiento durante algún tiempo y está abierto a cualquier tipo de generación de electricidad de menos de 9 MW. Sin embargo, hasta hace poco, los promotores solares habían tenido problemas para encontrar una forma de explotarla para FV.

Hasta fines de 2015, los precios chilenos de contado se mantuvieron significativamente por encima del precio de nodo, lo que hizo que el mecanismo de fijación de precios doble sea, en gran medida, irrelevante para los promotores solares.

El programa ofrece a los propietarios de activos de generación una opción de dos modelos de ingreso. La electricidad puede ser ofrecida en el mercado al contado o vendida a lo que se llama precio “nodo” o “estable”, que se fija por períodos de seis meses. Este precio, que en la actualidad ronda los USD$64 por MWh, se basa en un cálculo complejo de los tipos de acuerdo de compra de energía (PPA) a través del sistema de energía, pero que es esencialmente similar a la tarifa regulada o feed-in tariff, con un riesgo menor, pero al alza.

Hasta fines de 2015, los precios chilenos de contado se mantuvieron significativamente por encima del precio de nodo, lo que hizo que el mecanismo de fijación de precios doble sea, en gran medida, irrelevante para los desarrolladores solares. Stetter dijo que esto llevó a la mayoría de las compañías fotovoltaicas a centrarse en plantas generadoras a gran escala, de entre 50 MW y 100 MW, que eran mucho más fáciles de financiar a través de la subvención de proyectos sin recursos ampliamente disponibles.

Esto ya no ocurre y, en momentos de sobreoferta de energía renovable, el precio de la electricidad al contado puede descender casi hasta cero. Dado que el precio nodo está sujeto a ajustes menores solo cada seis meses, tiene sentido para los promotores solares ingresar en el esquema PMGD y aprovechar los pagos fijos.
“Existe un desplazamiento del foco de atención hacia este mecanismo de precios y a los PMGD”, le contó Stetter a Solarplaza.

La primera planta solar lanzada dentro del esquema PMGD se cree que ha sido un proyecto de 3.2 MW construido por Grenergy Renovables en Coquimbo, que se conectó a la red de distribución en noviembre. Una de las atracciones principales de las plantas solares construidas bajo el esquema PMGD es que su tamaño más pequeño hace que sean menos propensas a sufrir problemas de conexión a la red.

Los proyectos PMGD aprobados tienen garantizada la conexión automática a la red junto con la garantía de que, a diferencia de las plantas a gran escala, toda potencia de salida será aceptada.

Las plantas solares PMGD pueden beneficiarse de las redes más endebles y dispersas, y debido a que requieren menos tierra, también pueden ser construidas más cerca de las áreas urbanas, donde hay una alta demanda de energía. Además, los proyectos PMGD aprobados tienen garantizada la conexión automática a la red junto con la garantía de que, a diferencia de las plantas a gran escala, en las que el operador de distribución de la red puede decidir limitar la producción de ser necesario, toda potencia de salida será aceptada.
 

En la actualidad, construir una planta de 3 MW en Chile cuesta unos $3.5 millones.

Aunque el esquema PMGD solo se aplica a las plantas de hasta 9 MW, en la práctica, el punto óptimo para los desarrolladores está justo por debajo de 3 MW, dado que estas plantas no deben completar una evaluación de impacto ambiental y eso ayuda a reducir el costo. En la actualidad, construir una planta de 3 MW en Chile cuesta unos $3.5 millones, según Stetter. “Es demasiado bajo para la financiación de proyectos porque los costos de transacción son demasiado altos”, dijo, “y es demasiado elevado como para financiarlo de tu bolsillo”.
“Esa es la razón por la cual esta categoría no se ha promocionado tanto como los grandes proyectos hasta ahora. En Soventix hicimos lo que dijimos: ‘Necesitamos adoptar un enfoque de la cartera que reúna, digamos, unos 30 proyectos de 3 MW’”.

Financiar una cartera completa de unos 100 MW probablemente sea mucho más fácil que financiar proyectos individuales de 3 MW, dijo. Otro beneficio del enfoque de cartera -agregó- es que podría ayudar a optimizar los costos de construcción, operaciones y mantenimiento.

Para la instalación de plantas, Soventix planea tener tres equipos en el lugar: uno de ingeniería, otro de abastecimiento y un tercero de construcción, cada uno pasando de un proyecto a otro y aprendiendo de sus errores. En lo que respecta al mantenimiento, Stetter dijo que el plan era que los proyectos estuvieran repartidos en un radio de 500 kilómetros en todo el país, pero en grupos, con un solo ingeniero por cada cinco plantas.

El Fondo Solar Soventix’s de Chile está centrado exclusivamente en el contexto PMGD y apunta a recaudar $50 millones de capital. En teoría, dijo Stetter, todas las plantas creadas mediante el fondo generarán ingresos gracias al precio nodo del PMGD. Además, una vez construidas, Soventix también apuntará a obtener un ingreso extra por cada planta, firmando PPA con usuarios locales de energía.

“Estamos convencidos de que cuando construyes proyectos y hablas con las industrias cercanas surge, a continuación, un significativo interés de comprarte la electricidad”, dijo Stetter. “Nosotros usamos una mezcla de PPA y precio estable”.

El mercado solar PMGD podría crecer hasta igualar el 1 GW de capacidad fotovoltaica a gran escala ya instalada en el mercado de energía 17 GW de Chile.


Se cree que Soventix es uno de los primeros promotores multinacionales que explotan este modelo de ingresos. No se conoce ningún otro actor que haya puesto en marcha un fondo para financiar proyectos PMGD. Y se cree que muchos de los pocos proyectos solares construidos hasta ahora en virtud del esquema PMGD han optado por pagos al contado, aunque el programa permite a los propietarios de activos alternar entre fijación de precios al contado y nodos cada cuatro años.

Soventix espera cerrar el Fondo Solar de Chile a fines de septiembre, con plantas que comiencen a operar el último trimestre de 2017. Stetter cree que, con el tiempo, el mercado solar PMGD podría crecer hasta igualar el 1 GW de capacidad fotovoltaica a gran escala ya instalada en el mercado de energía 17 GW de Chile.

Stetter dijo que, en el futuro, el enfoque de cartera solar podría evolucionar hasta incluir activos de almacenamiento, de biomasa o hídricos, abasteciendo a los proveedores de electricidad las veinticuatro horas del día. “Observamos que es lo que vendrá; por eso estamos trabajando en ello”, dijo.